Las Hemorroides. Origen – Soluciones


Las hemorroides son frecuentes en personas que padecen estreñimiento crónico y suelen aparecer durante el embarazo. Esta enfermedad se presentan acompañadas o no de inflamación, dolor, ardor, escozor, comezón, exceso de humedad. En muchos casos, las hemorroides producen sangrados al defecar o encontramos manchas de sangre en la ropa interior.

Las Hemorroides

Las Hemorroides. Origen – Soluciones

Hay hemorroides producidas por un persistente estreñimiento que además de aumentar la presión abdominal, irrita y debilita los tejidos de sostén de las venas hemorroidales, corrigiendo el estreñimiento con una buena dieta las hemorroides mejorarán. Se puede corregir esta enfermedad, tomando después de las comidas 2 cucharadas de hojas crudas de avena. Lo notarás desde el primer día tu y tus hemorroides. Prepárate infusiones de malva, puesto que tienen un suave efecto laxante que mejorará tus hemorroides.

Moverse a menudo, sin estar en la misma posición, te beneficiará. Tu hemorroides mejorarán. Si estas de pie, siéntate. Si estas sentado, levántate. Cambia de postura. Sube las escaleras, no utilices el ascensor. El sedentarismo favorece a tu hemorroides. Realiza algún ejercicio físico, paseos, caminar, etc. Quien no hace un mínimo de ejercicio y es sedentario, tiene más posibilidades de tener hemorroides.


Las Hemorroides

Pequeños gestos diarios te ayudarán más de lo que crees, y sin esfuerzo. Paseos diarios a buen ritmo le ayudarán a activar la circulación y combatirá el estreñimiento, y reducirá el estrés. También le ayudará a bajar peso. Ejercicios suaves, sin contracciones musculares bruscas.

Aquellos deportes de movimientos bruscos debieras ponerlos en cuarentena. No practiques halterofilia, ciclismo, equitación, remo con banco móvil, levantamiento de pesas, pueden perjudicarte las hemorroides.

Las Hemorroides

Es esencial mantener una higiene adecuada del ano y las hemorroides, solo así evitarás infecciones molestas y muy dolorosas. Si por miedo al dolor de tus hemorroides, si no te limpias lo pagarás muy caro. Utiliza toallitas, chorros de agua templada. Tómate tu tiempo y límpiate cada vez. Tus hemorroides pueden infectarse por pequeñas fisuras y eso es peligroso. Antes de emprender cualquier tratamiento,  debes buscar el consejo de tu médico u otro proveedor de atención médica.

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies