Albóndigas de lubina y sésamo

Las Albóndigas de lubina y sésamo es un delicioso plato de pescado perfecto para servir como aperitivo, son muy fáciles de hacer y se pueden preparar con antelación.

Albóndigas de lubina y sésamo

Ingredientes para 4 raciones

  • 400 gr. de lubina
  • 100 gr. de pan
  • 1 huevo
  • Queso parmesano
  • Perejil al gusto
  • Pan rallado
  • Ajonjolí (Sésamo)
  • Aceite de girasol
  • Aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • Pimienta

Elaboración de Albóndigas de lubina y sésamo

Destripa y lava cuidadosamente la lubina, luego cocínala durante 15 minutos al vapor, déjala enfriar y retira la piel y las espinas.

Remoja el pan rallado en agua, escúrrelo y pásalo a un recipiente, añade la lubina fileteada, el queso parmesano rallado, el huevo, el perejil picado finamente, junto con la sal y pimienta al gusto. Mezcla todos los ingredientes con cuidado hasta obtener una mezcla homogénea.

Añade un poco de pan rallado en un bol y unas semillas de Ajonjolí en otro. Humedece tus manos y forma albóndigas del tamaño que prefieras (es preferibles que no sean muy grandes) luego pásalas primero por el pan rallado y luego por el sésamo.

Si decides cocinar las albóndigas de lubina en el horno, precalienta tu horno a 180 grados y colócalas en una bandeja para hornear forrada con papel de horno. Rocía las albóndigas con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y cocinalas durante unos 20 minutos o hasta que estén doradas.

Si por el contrario quieres hacerles en una sartén, calienta abundante aceite y en cuanto esté hirviendo, añade las albóndigas poco a poco, déjalas dorar, luego sácalos con una espumadera y pásalos a papel de cocina absorbente para eliminar el exceso de aceite.

Sirve las albóndigas de lubina con unas rodajas de limón y unas cucharadas de mayonesa

Las Albóndigas de lubina y sésamo se pueden guardar en el frigorífico un par de días.