Aprender Chino Mandarín. Consejos

Aprender chino Mandarín. Consejos.  Suele ser difícil para los occidentales aprender este idoma. Pero ten  la seguridad de que el español o el francés tampoco son fáciles de dominar para los asiáticos.

El mandarín es hablado por aproximadamente mil millones de personas en todo el mundo. Ha sido el idioma oficial de China durante más de 600 años. El mandarín también se usa como idioma oficial en Taiwán y Singapur.

Un hecho interesante sobre China es que si bien el mandarín es el idioma principal del país, no es el único idioma y no todos los residentes chinos lo hablan. Solo el 70% de los residentes de China hablan mandarín y no todos lo hablan con mucha fluidez.

Aprender chino mandarín es un proyecto ambicioso que puede parecer muy  difícil dada la peculiaridad de sus reglas, su escritura y su fonética. Pero el hecho de que el mandarín lo habla  una de cada seis personas en el mundo, que se está convirtiendo en el idioma de los negocios, y por la rica historia y cultura que generó este idioma también son  buenos motivos para aprenderlo.

Aprender Chino Mandarín. Consejos

Sin embargo, algunos pasos de sentido común pueden acelerar tu proceso de aprendizaje y mejorar tus resultados sin desanimarte. Aquí te damos algunos  consejos prácticos para optimizar tu aprendizaje de este fascinante idioma.

Aprender chino Mandarín. Consejos

Conoce la razón para aprenderlo

Comprende el propósito de aprender chino mandarín. Si pudieras ser objetivo y claro sobre la razón de tus ganas de aprender chino mandarín, nunca te quedarás sin entusiasmo e interés.

Podría ser por motivos laborales  o simplemente por razones personales. Pero conocer la razón específica siempre te ayudará a aprender el idioma correctamente.

Tomate un tiempo una vez que haya decidido empezar a aprenderlo, elabora un plan y síguelo.

Escucha el chino tan a menudo como sea posible

En los dos primeros meses de aprendizaje, solo concéntrate en escuchar.

Comienza centrándote en escuchar, acostúmbrate a los sonidos. Debes leer lo que estés escuchando, pero hazlo utilizando un sistema de transcripción fonética, como Pinyin, para tener una mejor idea de lo que está escuchando.

Eventualmente, tendrás que aprender los caracteres, pero puedes dejarlos fuera en un principio y, en su lugar, tratar de coger el ritmo del idioma.

Es muy difícil comenzar a aprender caracteres cuando no tienes el sentido de las palabras, cómo suenan o cómo funcionan juntas. Un nuevo idioma puede sonarte como ruido para tus oídos al principio.

El primer paso es acostumbrarse a los sonidos individuales del idioma, aprender a diferenciar las palabras entre sí, e incluso retener algunas palabras y frases.

Escucharlo es un elemento clave para aprender chino de forma correcta. Esto significa ver programas de TV subtitulados, escuchar la radio, oír canciones,  ver videos de yotube, tutoriales de audio,…, con la mayor frecuencia posible.

Con el tiempo, notarás tu capacidad para distinguir y reproducir sus tonos y de esta manera mejorar en el aprendizaje del idioma.

Presta atención a los tonos

El chino Mandarín  es un lenguaje tonal, es decir que una palabra está asociada con cada palabra. Es esta fluctuación en el tono significa que la misma palabra se puede pronunciar en diferentes tonos, lo que da lugar a diferentes significados y tonalidades.

Para aprender chino con los tonos apropiados, utiliza algún programa de audio y centra tus esfuerzos en reproducir los sonidos que escuchas.

Dedica tiempo a memorizar caracteres chinos

Dado que es chino mandarín no tiene un alfabeto fonético estricto, asusta al principio debido a su sistema de escritura tan particular.

Los caracteres chinos (hanzi) se conocen más apropiadamente como sinogramas, donde cada símbolo representa un morfema (o una unidad lingüística significativa), y se utilizan principalmente para escribir chino y otros idiomas.

Es uno de los sistemas de escritura más largos conocidos. El número de caracteres chinos es de 7.000, pero los caracteres más utilizados solo son 3.500, tan sólo la mitad.

Una vez que decidas estudiar  los caracteres chinos, trabaja en ellos todos los días. Dedica una hora al día solo en aprenderlos. Porque  lo más habitual es que  los olvides los caracteres casi tan rápido como los aprendes y, por lo tanto, tendrás que volver a repasar una y otra vez.

A medida que avances, aprender nuevos caracteres se vuelve más fácil porque muchos elementos se repiten.

Aprender Chino Mandarín. Consejos

Lee mucho

Tienes que leer todo lo que puedas. Puedes olvidarte de los libros de texto clásicos. Están llenos de historias aburridas y situaciones cotidianas. Mejor consigue  libros de temas que te interesen. Te sorprenderá lo que la literatura china puede ofrecerte.

¡Practica, practica, practica!

Al igual que con todas las cosas en la vida, adquirir un idioma extranjero requiere tiempo y práctica regular para tener éxito.

Pasa tiempo con amigos chinos y habla mandarín con ellos. Incluso una conversación de cinco minutos con palabras simples es mejor que nada. Un buen amigo al que le guste hablar contigo en chino es todo lo que necesitas. Después de un tiempo notarás que hablas mandarín mucho mejor de lo que pensabas.

Superaras la barrera de la timidez al hablar con un nativo. Adiestraras  tu oído para poder tener una conversación natural, aprenderás expresiones cotidianas (aumentando significativamente tu vocabulario), eliminaras adicciones en tu pronunciación y mejorara tu ritmo de conversación.

Planifica  un  viaje a China

Hazte un viaje a China para una inmersión total. Pero ten cuidado, sea cual sea tu nivel en chino, espera un verdadero choque cultural a su llegada. Al principio, no comprenderás absolutamente nada de lo que dicen los locales (y viceversa). Es como cuando crees que hablas inglés y luego te encuentras con un taxista de Londres.

Nunca dejes de aprender chino mandarín

En el momento en que dejas de aprender mandarín, es cuando muere el hábito del idioma. El aprendizaje es un proceso diario, una experiencia diaria y debe durar toda la vida.

Ya sea que aprendas chino mandarín solo o en una academia, tener un objetivo claro puede ayudarte a  conseguirlo., ¡mantente motivado! Con persistencia, podrás dominar el idioma.