Beneficios de las uvas para la salud

Los beneficios de las uvas para la salud son muchos. Los seres humanos han estado cultivando uvas desde el 6500 a. C., y en la mitología de varias culturas, esta fruta simboliza la abundancia y la fertilidad. Además de ser francamente hermosas y el ingrediente principal de nuestro amado vino, las uvas ofrecen múltiples beneficios para la salud.

Poseen propiedades depurativas y antioxidantes

A pesar de la cantidad de azúcares que aportan las uvas y su alto índice glucémico, las uvas poseen muchas propiedades beneficiosas. Tienen un alto poder depurativo y desintoxicante, gracias a la presencia de antioxidantes, útiles también para contrarrestar el envejecimiento celular.

La acción depurativa de la uva es mucho mayor que la de otras frutas y es particularmente eficaz para depurar el hígado, principal órgano responsable de la eliminación de desechos y toxinas. Pero no solo. Los efectos depurativos que ejercen las uvas sobre el hígado también se expresan a nivel de los riñones y los intestinos, los otros dos órganos implicados en el sistema de depuración de nuestro organismo.

Los antioxidantes presentes en la uva, estimulan la actividad, facilitando la eliminación de toxinas a través de las heces y la orina. Por estos motivos, en ocasiones puede resultar útil recurrir a la ampeloterapia (tratamientos de salud y belleza elaborados con uvas) . Esta tipo de tratamiento deber ser indicado por un profesional, que sea capaz de establecer con precisión su duración y modalidad.

Controlan el colesterol

Otra de las propiedades de las uvas es mantener bajo control el colesterol en sangre, gracias a un antioxidante específico, el resveratrol , presente en su piel de igual que los arándanos, que previenen la oxidación de las moléculas de LDL, responsables de transporte de colesterol en la sangre.

Contrarresta el envejecimiento de la piel

A medida que envejecemos, las arrugas y las manchas en la piel tienden a aparecer con más frecuencia en nuestra piel. Este tipo de fruta al ser rica en sales minerales (como manganeso, cobre, fósforo, hierro y, sobre todo, potasio), y vitamina C, ayudan a combatir estos efectos, ya que no solo tienen una poderosa acción antioxidante, indispensable contra los radicales libres, pero también contribuyen a la producción de colágeno, que constituye la estructura de todos los tejidos, incluida la epidermis.

Otro elemento muy presente en cada uva es su contenido de agua. De hecho cada 100 gramos de uvas, el 80% está compuesto de agua, que combinado con la cantidad adecuada de agua natural que bebamos al día puede aumentar los niveles de hidratación corporal, dejando la piel más suave, sedosa, menos grasa y por lo tanto dándole un aspecto más compacto, tonificado y saludable.

Son ricas en nutrientes

Beneficios de las uvas para la saludUna tazón de uvas proporciona aproximadamente una cuarta parte de las necesidades diarias de vitamina C, casi un 20% de vitamina K y al menos un 10% de cobre. Además de proporcionar inmunidad, la vitamina C es necesaria para la reparación del ADN y la producción de colágeno y serotonina.

La vitamina C también ayuda a aumentar significativamente la absorción de hierro de los alimentos vegetales; un nivel más alto de vitamina C en sangre está relacionado con una mayor quema de grasa, tanto durante el ejercicio como en reposo. La vitamina K es necesaria para la formación de huesos y su déficit está relacionado con un mayor riesgo de fracturas.

El cobre juega un papel fundamental en la producción de energía, además de la formación de colágeno y glóbulos rojos. Las uvas también proporcionan cantidades más pequeñas de varios nutrientes clave, incluidas las vitaminas B, el potasio y el manganeso.

Contraindicaciones de las uvas para la salud

La primera contraindicación de la uva se refiere sin duda a su índice glucémico, por lo que a menudo está prohibido o muy limitado para las personas diabéticas , pero también en todos los casos de hiperglucemia . Por las mismas razones no debe consumirse en cantidades excesivas incluso en personas que no tienen problemas de azúcar en sangre y en cualquier caso en regímenes nutricionales hipocalóricos.

Para tener bajo control los azúcares, es limitar su consumo a 2-3 veces por semana, alternándolo regularmente con otras frutas. De hecho, con esta frecuencia podemos disfrutar de los beneficios de la uva sin riesgos para nuestra salud.

Sin embargo, existen otras contraindicaciones a las que debes prestar atención. En primer lugar su efecto laxante. Consumidas en abundancia pueden provocar diversos tipos de trastornos, como diarreas, flatulencias, calambres y dolores abdominales.

Las semillas y la piel y de las uvas, activan el tránsito intestinal, provocando la formación de gases (meteorismo) y un vientre hinchado. Por lo que esta está contraindicada en personas con trastornos intestinales , como colitis y colon irritable, mientras que se recomienda en caso de estreñimiento, evitando siempre asociarla con otros alimentos laxantes.


Además, dado que existe una forma de diabetes que puede desarrollarse durante el embarazo (diabetes gestacional), sigue siendo bueno no exagerar en su consumo y establecer la cantidad en función de los valores glucémicos, que siempre deben controlarse periódicamente durante todos los días. 9 meses de gestación.

Finalmente, muchos creen que el vino, si bien contiene alcohol, tiene las mismas propiedades que la uva, pero no es así en absoluto, en primer lugar porque la cantidad de alcohol supera definitivamente a la de las sustancias beneficiosas que aporta la uva, ya que los efectos nocivos del alcohol superan los beneficios que la uva aporta como fruta fresca.

Conclusión

Estos son algunos de los beneficios de las uvas para la salud y la piel. Al igual que con cualquier alimento, consumirlos con moderación puede minimizar los efectos secundarios en tu cuerpo. Además, recuerde lavar bien las uvas para eliminar los residuos de pesticidas. Tómalas como frutas enteras, en zumos o tomando una copa de vino ocasionalmente para disfrutar de una buena salud.

No tomes la información y otro contenido de este blog como un consejo médico experto. Consulta a tu médico o busca otro tratamiento médico profesional si padeces alguna afección médica. Nunca descuides el consejo de un médico profesional antes de probar algo que hayas leído en este blog.