Carpaccio de remolacha con piñones

El Carpaccio de remolacha con piñones es un aperitivo original, delicioso y colorido que te atrapará.

Carpaccio de remolacha con piñones

Ingredientes para 4 raciones

  • 3 remolachas rojas precocidas
  • 60 gr. de queso Grana padano
  • 6 gr. de piñones
  • 1 ramita de perejil
  • 20 ml. de vinagre de vino blanco
  • Aceite de Oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Perejil

Elaboración del Carpaccio de remolacha con piñones

En una cacerola pequeña vierte los piñones y tuéstalos ligeramente, revolviendo constantemente. Cuando estén ligeramente dorados, apaga el fuego y déjalos a un lado para que se enfríen.

Coge las remolachas rojas precocidas, y córtalas en rodajas finas.

Coloca las rodajas de remolacha en una bandeja superponiéndolas una encima de otra.

Prepara la vinagreta, una salsa sencilla que mitigará el sabor terroso de la remolacha y hará que el plato sea aún más sabroso.

En un bol pequeño coloca el vinagre de vino blanco y el aceite de virgen extra, una pizca de sal y pimienta negra molida. Mezcla todo con una batidora, hasta que todos los ingredientes estén bien emulsionados.

Vierte la vinagreta sobre las rodajas de remolacha de manera uniforme.

Ralla el queso Grana Padano por encima de las rodajas de remolacha, distribuye los piñones, y un poco de perejil picado fino por encima.

El Carpaccio de remolacha con piñones se puede conservar en el frigorífico hasta 48 horas.

Si deseas utilizar remolachas frescas, simplemente lávalas y frótelas con un cepillo para eliminar todos los residuos de tierra. Luego escaldar en abundante agua con sal durante aproximadamente una hora.

Puedes sustituir el queso Grana padano por queso fresco para untar, queso feta y añadir anchoas, alcaparras o rúcula para darle sabor otros sabores.