Champiñones rellenos de queso y huevos de codorniz

Los Champiñones rellenos de queso y huevos de codorniz, son una idea perfecta para un aperitivo original. Son fáciles de elaborar y su sabor te explotará en la boca. ¡Simplemente deliciosos!

Champiñones rellenos de queso y huevos de codorniz

Ingredientes para 4 raciones

  • 12 Champiñones grandes
  • 12 Huevos de codorniz
  • 100 gr. de Queso azul o queso roquefort
  • 1 Cucharadita de café de Pimiento de Espelette (Puedes utilizar un poco de guindilla o páprika)
  • 1 Cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra
  • Cebollino
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración de los champiñones rellenos de queso y huevos de codorniz

Precalienta el horno a 180°C. Quita la tierra de los champiñones con un paño seco, y lávalos introduciéndolos en un recipiente con agua con limón, removiéndolos suavemente, sécalos y quítales el tallo con cuidado para que salga entero y con una cucharilla quita cualquier resto que pueda haber quedado.

Colócalos con el lado redondeado hacia abajo en una bandeja para hornear forrada con papel para hornear.

Llena cada champiñón con queso crema , luego haz un pequeño hoyo y rompe en su interior un huevo de codorniz en cada uno.

Vierte un chorrito de aceite de oliva virgen extra , espolvorea con el  pimiento de Espelette y hornea durante 10 min.

Cuando esté listo para servir, espolvorea los champiñones con una poco de cebollino por encima. (Puede sustituir el cebollino por eneldo o perejil).

Aunque menos usados en la cocina que los huevos de gallina, los huevos de codorniz son muy saludables tanto desde el punto de vista nutricional como el gastronómico. Los huevos de codorniz contienen una media de 158 kcal por cada 100 gramos.

Al igual que el huevo clásico, son una excelente fuente de proteínas y aminoácidos de alta calidad, por lo que son buenos para llevar una dieta variada y equilibrada. Por otro lado, contienen más del doble de colesterol que un huevo de gallina, por lo que se recomienda moderar su consumo en personas que tengan el colesterol alto. Los huevos de codorniz también son una excelente fuente de sodio, potasio, hierro y vitaminas A y B12.