Como Cuidar Los Pies En invierno

Cuidar los pies en invierno con el frío hace que sea fácil olvidarse de atender a los pies, pero sigue siendo de vital importancia.

En invierno, nuestros pies están expuestos a bruscos cambios de temperatura, y sin darnos cuenta, les infligimos más tortura al adoptar malos hábitos como ahogarlos en calcetines sintéticos y castigándolos utilizando zapatos incómodos.

Aquí te damos algunas acciones fáciles y rápidas que puedes hacer, para mantener tener tus pies bonitos y sanos durante el invierno.

Cuidar Los Pies En invierno

Consejos para Cuidar Los Pies En invierno

Mantenlos limpios

Para impedir tener unas uñas encarnadas, hongos u otras cosas desagradables en tus pies, asegúrate de tomarte el tiempo suficiente para lavártelos a fondo todos los días.

Lavarte los pies con agua y jabón debería ser suficiente. Después de lavarte los pies, tómate el tiempo necesario para secártelos bien antes de ponerte los calcetines y los zapatos.

Remoja tus pies un par de veces por semana, especialmente si sufres de dolor en el talón o malestar general. La sal de Epsom y el agua tibia funcionan bien para remojar los pies e incluso puede ayudarte a prevenir infecciones. Sin embargo, asegúrate de no utilizar un agua extremadamente caliente, esto es especialmente importante si tus pies están muy fríos. Para ayudar a evitar lesiones, utiliza agua ligeramente tibia.

A la hora de lavarte los pies, inspecciónalos cuidadosamente para detectar uñas encarnadas, hongos en los pies y otros problemas. Si encuentras alguno de estos problemas, busca la ayuda de un podólogo en lugar de tratar de resolverlos por tu cuenta. Los remedios caseros a menudo no funcionan e incluso pueden ser dolorosos, pero un médico te podrá ayudar.

Usa los calcetines correctos

Otra solución para cuidar tus pies en invierno, es la elección de los calcetines. Es necesario adaptar tus calcetines según las circunstancias (temperatura, actividad, …), especialmente en términos de materiales, calcetines de lana fina o lana gruesa, calcetines de cachemir, calcetines de pelo de camello, etc.

La lana es un excelente aislamiento térmico que protegerá tus pies del frío. El pelo de camello también es un buen regulador de temperatura y absorbe la humedad.

Utiliza el calzado adecuado

Usar el calzado adecuado es muy importante para evitar lesiones y para mantenerte lo más cómoda posible durante el día.

Busque los zapatos que estén diseñados para cada uso, si va a correr, por ejemplo, debes utilizar zapatillas para correr. Además, asegúrate de que tus zapatos ofrezcan mucho soporte para el arco, de lo contrario, podrías lesionarte.

Cuida las uñas de tus pies

El frío es uno de los grandes enemigos de las uñas de los pies. Los problemas como las uñas quebradizas, encarnadas, etc., aparecen principalmente en invierno.

Para remediar esto, lo mejor es mantener las uñas cortas durante todo el invierno. Además, asegúrate de tener los pies secos antes de ponerte los zapatos. Para obtener más precauciones, es importante consultar a un podólogo rápidamente ante la más mínima anomalía de las uñas lo antes posible.

Cuidar Los Pies En invierno

Hidrata tus pies regularmente

La piel tiende a secarse mucho durante los duros meses de invierno. Aunque uses una crema hidratante para tus brazos y manos en invierno, no te olvides de tus pies.

Para ayudarte a prevenir el agrietamiento y la incomodidad, usa diariamente una buena crema hidratante para tus pies, una vez estén limpios y secos.

Da un descanso a tus pies para Cuidar Los Pies En invierno

Estar de pie todo el día puede ser doloroso e incluso perjudicial para la salud de tus pies. Siempre que te sea posible, siéntate y apoya los pies o date un baño de pies, darse este descanso te ayudará a prevenir lesiones.

Si usas zapatos de tacón alto u otro calzado incómodo, piensa en usar unos zapatos más cómodos al menos un par de días a la semana; Tus pies te lo agradecerán.

Masajea tus pies

Haz un poco de ejercicio con tus pies y masajéalos, hacerlo puede ayudarte a evitar el dolor en las articulaciones y otros problemas.

Tus pies son probablemente la parte más estresada y descuidada de tu cuerpo. Para calmar eficazmente la tensión muscular y la irritación, tómate unos minutos para darlos un masaje. Presiona la planta del pie con el pulgar y realiza movimientos circulares. Luego, tira suavemente de cada dedo del pie para estirarlos.

Recuerda que cuidar los pies en invierno, es tan importante o mas que cuidarlos en verano, las zapatillas, los zapatos planos y las sandalias dan paso a las botas y los zapatos cerrados. Y es en este ambiente es donde pueden surgir micosis, sabañones, hongos y uñas encarnadas.