Cómo Limpiar Tus Gafas Correctamente

Limpiar tus gafas diariamente es la mejor manera de que siempre se mantengan en un excelente estado y evitar rayones en los lentes, así como otros daños de las gafas.

Sigue estos consejos para limpiar los cristales y montura de tus gafas sin riesgo de rayarlos o de ocasionarlas algún otro tipo de daño. Estos mismos consejos los puedes aplicar para limpiar tus gafas de sol o cualquier otro tipo de gafas.

Limpiar Tus Gafas

7 Pasos para limpiar tus gafas correctamente

Paso 1

Antes de limpiar tus gafas, asegúrate de que sus manos están bien limpias, sin suciedad, grasa, lociones o cualquier otro elemento que pudiera pegarse a tus gafas.

Paso 2

Aplica una pequeña gota de líquido lavavajillas en cada cristal de tus gafas. Este tipo de limpiadores son muy concentrados, así que usa una pequeña cantidad, utiliza únicamente marcas que no incluyan lociones o suavizantes para las manos.

Paso 3

Frota suavemente ambos lados de los cristales y todas las partes de la montura durante unos segundos. Asegúrate de limpiar todos lados, inclusive las almohadillas para la nariz y los extremos de las varillas que se apoyan por detrás de las orejas. También, la unión del borde de los cristales con la montura, ya que en ese lugar pueden acumularse polvo, suciedad y grasa de la piel.

Paso 4

Aclara cuidadosamente ambos lados de los cristales y la montura. De no eliminarse todo resto de jabón, los cristales quedarán sucios cuando los seques.

Paso 5

Con cuidado, sacude las gafas para eliminar la mayor parte del agua. Inspecciona cuidadosamente los cristales para asegurarte de que estén limpios.

Paso 6

Seca los cristales y la montura con un paño limpio sin pelusa. El paño de algodón que uses para limpiar tu cristalería es una buena opción. Asegúrate de que el paño se encuentre perfectamente limpio. La suciedad o impurezas atrapadas en las fibras de un paño pueden rayar los lentes.

Paso 7

Si todavía permanecen las manchas o borrones, elimínalos con un paño limpio de microfibra. Estos paños sin pelusa se pueden encontrar en la mayoría de las ópticas o casas de fotografías.

Para una limpieza ligera de tus gafas cuando no tienes ninguno de estos elementos a mano, recurre a las toallitas húmedas desechables para limpieza de gafas.

Limpiar Tus Gafas

Soluciones y productos para limpiar tus gafas correctamente

En las ópticas podrás encontrar soluciones y productos especiales para limpiar tus gafas, estas son útiles para llevarlas siempre contigo.

Si no puedes acceder a agua del grifo para enjuagar tus gafas, usa una buena cantidad de solución limpiadora para gafas para quitar el polvo y otras impurezas antes de secarlas.

Si tus gafas tienen recubrimiento antirreflejos (AR) utiliza una solución limpiadora de gafas que esté aconsejada para ese tipo de cristales.

Cuando uses toallitas húmedas desechables, en primer lugar, elimina el polvo o impurezas, soplando antes de limpiar los cristales para evitar rayarlos.

Los paños de limpieza de microfibra son una opción excelente para limpiar las gafas correctamente. Debido a que absorben las impurezas tan eficazmente, recuerda limpiarlos con frecuencia.

Cómo cuidar tus gafas

Desgraciadamente, no existe un método mágico para eliminar los rayones de tus gafas. Una vez que los cristales se arañen, permanecerán rayados.

Algunos productos están diseñados para hacer que los rayones se vuelvan menos visibles, pero se tratan de sustancias elaboradas con cera que desaparecen con facilidad, y los resultados difieren según la ubicación y profundidad de los rayones.

Además de reflejar la luz e interferir con la visión, los rayones pueden afectar la resistencia a los impactos de los cristales. Para conseguir una visión y seguridad óptimas, si tus gafas ya están muy ralladas es aconsejable comprar unas gafas nuevas que tengan un recubrimiento duradero y resistente a los rayones.

Si tus gafas están en buen estado, pero las almohadillas de la nariz u otros componentes de la montura no les puedes quitar la suciedad, visita a tu óptico para que pueda hacer una limpieza más profunda.

Los cristales de las gafas pueden rayarse con facilidad si no las guarda en un lugar seguro. Esto incluye cuando te las quitas al acostarte por la noche.

Siempre guarde tus gafas en su estuche limpio, y jamás los coloques sobre una mesa o con los lentes hacia abajo.

Si no tienes a mano un estuche, apoya las gafas al revés con las patillas abiertas, es una manera bastante segura para que no se caigan de la mesa o reciban algún golpe.

Los cristales de todas las gafas se rayarán en alguna medida con el tiempo, debido a su uso normal, su exposición al entorno, por caídas ocasionales o por estar en lugares inadecuados. Los cristales de tus gafas son resistentes a los rayones, no a prueba de ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *