Como Proteger Los Labios Del Sol

Proteger los labios del sol en verano o incluso en esos brillantes días de esquí en invierno es muy importante. A menudo olvidamos cuán vital es el papel que juegan nuestros labios en nuestra vida cotidiana.

Nos dan el don de hablar, de comer y del placer.

Los labios son una parte del cuerpo particularmente sensible, de hecho, los labios están cubiertos con una capa de piel muy delgada y delicada que puede sufrir todas las consecuencias negativas del ataque de los rayos ultravioleta sin la protección adecuada.

Los labios contienen muy poca melanina, el pigmento natural que sirve para proteger nuestra piel de agresiones externas, como los Rayos ultravioletas. De hecho, los labios no se broncean pero tienden a enrojecerse, agrietarse y desarrollar ampollas durante su exposición al sol.

Proteger Los Labios Del SolEl tejido labial también es difícil de mantener hidratado debido a la escasez de glándulas sebáceas y mucoserosas. El sol afecta el colágeno de los labios y la proteína que garantiza su firmeza, y puede originar la formación de arrugas y el envejecimiento prematuro de la piel.

Las arrugas y el envejecimiento prematuro no son las únicas dolencias causadas por el sol. La exposición prolongada y sin protección puede causar el desarrollo de queilitis actínica , una condición que puede ser cancerígena.

La exposición al sol también es uno de los desencadenantes más comunes de padecer un herpes labial, las personas que son propensas a padecerlos deberán tener un especial cuidado en proteger sus labios.

La hidratación es esencial, así como cuidarlos y prestando atención a los comportamientos incorrectos. Veamos qué es bueno hacer y qué evitar para preservar nuestros labios.

Como proteger los labios del sol

No te lamas los labios

Este es un gesto espontáneo para muchos de nosotros, especialmente cuando se siente sequedad en los labios o cuando hace mucho calor. Sin embargo, este comportamiento debe evitarse, la saliva crea una especie de lente reflectante en los labios que intensifica los rayos del sol.

Ten cuidado con los brillos labiales

No uses los brillos labiales, estos productos no protege tus labios, por el contrario, aumenta el riesgo de dañarlos.

Los lápices labiales que son brillantes y poseen poco o ningún color son malos para la piel de los labios, ya que pueden dirigir los rayos ultravioleta (UV) sobre ellos. Por lo tanto, aquellos que no tienen SPF pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de piel.

Exfolia tus labios

Si tus labios tienen pieles muertas y grietas, antes de exponerte al sol, prepara tus labios haciéndote un exfoliante casero, simplemente usando aceite de oliva o un poco de miel con azúcar.

Debes tener en cuenta que los labios son un área muy sensible, y no debes exfoliarlos demasiado para evitar lastimarlos. Además, se recomienda no hacerlo inmediatamente después de la exposición al sol, ya que en ese momento, tus labios estarán más sensibles de lo normal.

Aplícate un bálsamo labial

La mayoría de los bálsamos labiales contienen poco de SPF para proteger tus labios, asegúrate que posea un SPF superior a 30 y aplícatelo unos 30 minutos antes de tomar al sol. Tenlo a mano y aplícatelo cada 2 a 3 horas, o incluso con más frecuencia cuando estés dentro del agua.

Los SPF más bajos también funcionarán, pero no con la misma eficacia. Además, asegúrate de verificar que el bálsamo proteja contra los rayos UVB y UVA.

Proteger Los Labios Del SolOpta por un bálsamo labial, que posea una base de cera de abejas, vaselina o parafina, estos productos sellarán la humedad y permanecerán en tus labios por más tiempo en comparación con otro tipo de bálsamos.

Utiliza productos que sean resistentes al agua

Si estás en la piscina o en la playa, asegúrate de que el protector solar que empleas para proteger tus labios sea resistente al agua.

Los protectores labiales son los menos resistentes al agua. Por este motivo, debes renovar la aplicación tantas veces como sea necesario mientras permanezca al sol.

Procura no tomar el sol entre las 10 a.m. y las 4 p.m. para evitar quemaduras solares.

Evita los rayos UV tanto como te sea posible, un sombrero de paja de ala ancha o una gorra de visera son perfectos para proporcionarte sombra y proteger tus labios del sol