Cultivar cactus y suculentas

Cultivar cactus y suculentas es una excelente manera de decorar tanto tu jardín como tu terraza dándole un aspecto único.

Muchos tipos de cactus, así como muchas suculentas, son capaces de adaptarse con gran facilidad incluso a situaciones bastante complejas desde un punto de vista climático, por lo que son capaces de sobrevivir incluso dentro de hogares donde la humedad relativa es bastante baja (entre 10 y 30 por ciento).

Estas plantas se caracterizan por sus reservas de agua en las hojas y tallos, que pueden almacenarla durante largos períodos de tiempo. Debido a que pueden tolerar condiciones secas, los cactus y suculentas son perfectos para espacios soleados que son difíciles de regar.

Los cactus y las suculentas son capaces de asentarse con mayor facilidad en aquellos lugares ubicados en el sur o el oeste, donde se da la exposición adecuada al sol y por lo tanto toda la iluminación que necesitan.

Esto no significa que no puedan ser cultivados incluso por quienes viven en áreas más frías, sin embargo, sin duda será necesario prestarles más atención y cuidado, especialmente en lo que respecta al riego en los meses de invierno. Pero en el verano, cuando el calor es mayor y las temperaturas mas altas, será necesario evaluar la ubicación del cactus o la suculenta para que no les produzcan quemaduras.

Cómo cuidar y cultivar cactus y suculentas

Elige la maceta adecuada

Cultivar cactus y suculentasExisten varios tipos de macetas para elegir, pero no todos los tipos son iguales, dependerá del tamaño de la planta y si igualmente quieres darle un toque decorativo.

Las suculentas y los cactus son plantas bastante resistentes. Ya sean de plástico, terracota o incluso colgantes, la mayoría de las macetas se pueden adaptar. Por otro lado, debes evitar las macetas de metal que corren el riesgo de cambiar la temperatura demasiado rápido y pueden dañar las raíces.

Las macetas de plástico son sin duda la alternativa más fácil y económica para albergar cactus o suculentas.  Las ventajas de las macetas de plástico son su precio, su vida útil, su gran resistencia al calor y al frío y el hecho de que la mayoría de ellas están equipadas “por defecto” con orificios para el drenaje.  Sin embargo, el plástico no es un material ecológico y esperemos que desaparezca algún día.

Las macetas de terracota son mucho más pesadas que las de plástico. Este peso les da una buena estabilidad para adaptarse a las plantas altas. Su apariencia porosa permite un mejor drenaje, lo que las convierte en ideal para cualquier tipo de cactus o suculentas. La terracota, sin embargo, es mucho más frágil que el plástico y su precio es mayor.

Las macetas de cerámica poseen una gran variedad de variedades y colores, sin embargo, la cerámica es bastante cara de comprar y la mayoría de las macetas no tienen sistema de drenaje, por lo que necesitarías perforar unos agujeros.

La Luz adecuada para cultivar cactus y suculentas

Como las suculentas y los cactus son originarias de países cálidos, les gusta la luz del sol. Coloca las plantas cerca de una ventana para que reciban el sol del este. Gira la maceta una vez al mes para permitir el crecimiento regular de la planta.

En general, estas variedad de plantas necesita 6 o más horas de luz solar directa. La mayoría puede soportar pleno sol durante todo el día, sin embargo, hay unos pocos tipos que son mas sensibles.

Cuando la luz natural sea insuficiente, se puede aumentar mediante el uso de luz artificial. Un tipo de luz fluorescente blanco frío te dará buenos resultados.


Muchas variedades de este tipo de plantas de no sobrevivirán al invierno en zonas donde las temperaturas alcanzan cero grados o menos. Los cactus cultivados en el exterior pueden llevarse al interior durante el invierno y devolverse al exterior al comienzo de la primavera siguiente.

El Riego

Otro aspecto muy importante a tener muy en cuenta con respecto al cultivo de este tipo de plantas, se refiere a la frecuencia de su riego. Antes de regar el cactus o la suculenta, es aconsejable comprobar de antemano si el suelo está seco. Para comprobar su humedad, si los 5 cm. superiores de tierra están secos, es hora de regar.

Se debe regar con cierta frecuencia, especialmente en los meses de crecimiento (es decir, de abril a mediados de septiembre) durante los cuales necesitan más cuidados y atención. En invierno, el agua debe verterse con moderación, para permitir que el cactus tenga un período de descanso, con un pequeño riego un par de veces al mes puede ser suficiente, pero únicamente si es realmente necesario y si el cactus esta ubicado en un lugar cálido y soleado. Por tanto, conviene ajustar según las condiciones.

Cultivar cactus y suculentasEs mejor regar los cactus en la superficie del suelo. Si riegas los cactus usando una regadera, procura hacerlo a primera hora de la mañana, para que la planta tenga tiempo de secarse bien antes de que lleguen las temperaturas más frescas de la tarde.

Tierra y fertilizantes

En cuanto al tipo de tierra y fertilizantes, existen opiniones muy diferentes, de hecho hay quienes recomiendan fertilizar solo una vez al año, y quienes en lugar de hacerlo durante el período vegetativo.

Lo cierto es que esas plantas no deben ser fertilizadas durante su período de descanso vegetativo, cuando ni siquiera se las riega. Las dosis relacionadas con los fertilizantes y su administración  varían según el producto utilizado y por ello varia según la marca en la que decidas confiar.