Evitar La Desertificación Y Prevenirla

Evitar la desertificación es una tarea muy difícil. Cada caso de desertificación tiene características únicas y debe ser tratado de una manera específica y no existe una solución aplicable para todos los lugares del planeta donde se produce la desertificación.

Se pensaba que era el desierto invadía las tierras productivas por razones principalmente relacionadas con el clima, pero en realidad, la desertificación es un proceso complejo en el que el clima y las actividades humanas van de la mano, pero se pueden utilizar diferentes técnicas para prevenir y evitar de la desertificación.

Evitar La Desertificación

¿Qué es la desertificación?

La desertificación es la causante de erosionar y convertir una tierra fértil en zonas áridas y semi-húmedas debido a diversos factores, incluidas las variaciones climáticas y las actividades humanas , que causa la pérdida gradual de la productividad del suelo y la erosión de la cubierta vegetal.

Este es un fenómeno inexorable que afecta a todo nuestro planeta.  Alrededor de la mitad de las tierras productivas del planeta (40%) son tierras áridas, de las cuales el 70% parece haber sido afectada por el proceso de desertificación.

En las tierras secas, la escasez de agua limita la producción de cultivos, forraje para alimentar a los animales, madera y otros servicios que los ecosistemas brindan a los seres humanos. La desertificación está amenazando a unos mil millones de personas en todo el mundo.

Un tercio de la población mundial podría verse afectada en el futuro. Para el  año 2025, dos tercios de las tierras cultivables en África, un tercio en Asia y un quinto en Sudamérica podrían desaparecer por la falta de tierra para cultivar.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación estima que, para 2050, habrá un tercio más de personas que alimentar y que el suministro mundial de alimentos tendrá que aumentar en aproximadamente un 70%.  El cambio climático también agravará la degradación de la tierra, especialmente en las tierras secas, que ocupan el 40% de la superficie terrestre mundial.

Causas y consecuencias de la desertificación

La desertificación es causada  por las variaciones en el clima y por prácticas de manejo de la tierra insostenibles en ambientes de tierras secas. Por su propia naturaleza, los ecosistemas áridos y semiáridos se caracterizan por precipitaciones escasas o variables. Por lo tanto, los cambios climáticos, como los que resultan en sequías prolongadas, pueden reducir rápidamente la productividad biológica de esos ecosistemas. Dichos cambios pueden ser temporales, durar solo una temporada, o pueden persistir durante años o décadas.

Debido a la desertificación, más agua de lluvia gotea en el suelo en lugar de filtrarse en ella y rellenar las reservas de agua necesarias para las plantas. El suelo sometido a la influencia del viento y las aguas de escorrentía se elimina y pierde sus elementos más fértiles. El nivel de la materia orgánica se reduce significativamente.

La restauración de ambientes desertificados a menudo significa una mejor filtración de agua, una mayor tasa de cobertura de vegetación y una mayor biodiversidad. Sin embargo, si la degradación puede considerarse grave o extremadamente grave, la tendencia puede volverse irreversible a menos que se realicen unos trabajos muy costosos.

Evitar La Desertificación

¿Cómo podemos evitar la desertificación?

El sobrepastoreo es una de las principales causas de la desertificación en todo el mundo, la urbanización de las ciudades, el cambio climático, el sobregiro de las aguas subterráneas , la deforestación , los desastres naturales y las  malas prácticas agrícolas son otras causas de este de la desertificación. Para mantener la productividad biológica de la tierra, la conservación del suelo es la prioridad.

Con prevención

Es difícil y muy costoso  evitar  la desertificación ya existente. La mejor estrategia para limitar la desertificación es detenerla “en la raíz”. Los principales medios de prevención son el establecimiento de una agricultura sostenible que no agote el suelo, un buen riego de las tierras y la protección de los bosques.

Restauración de suelos

En un caso de desertificación probada, es necesario restaurar el suelo agotado. Para restaurar las cualidades nutritivas necesarias para el desarrollo de la vegetación, es necesario fertilizarla generosamente.

La alternancia de los cultivos también es una buena medida para evitar la deforestación, ya que permite períodos de descanso en el suelo, restaura  sus nutrientes y también controla las plagas. La agroecología  propone la combinación de varios cultivos para proteger el suelo de la erosión, mantener su fertilidad y aumentar los rendimientos.

La reforestación, una herramienta eficaz para evitar la desertificación

La plantación y reforestación  de árboles reduce la erosión del suelo al proporcionar una barrera natural contra los vientos fuertes y las lluvias. Los árboles son una fuente de vida. Aumentan la producción de alimentos, agregan humedad al aire y combaten el hambre y sus raíces también estabilizan y nutren los suelos.

Evitar La Desertificación

Sistemas de riego inteligentes

Casi el 50 por ciento del agua de riego comercial y residencial se desperdicia debido a la evaporación, el viento, el diseño inadecuado de sus canalizaciones y por un exceso de riego. La instalación de sensores de agua, la tecnología de microirrigación y  la planificación de jardines y ciudades  para que utilicen el agua de manera eficiente pueden reducir significativamente los problemas de escasez de agua.

Luchar contra el viento

El viento es uno de los principales actores en la desertificación, moviendo la arena más y más. Para detener el avance de la arena, es mejor instalar cortavientos naturales  hechos de árboles y arbustos para limitar la erosión y evapotranspiración del suelo, cavando zanjas paralelas para retener el agua, y erigiendo cercas de arena para controlar la deriva del suelo y la erosión.

La fertilización del suelo se logra al plantar leguminosas y una variedad de cultivos que fijan nitrógeno en el suelo. La reintroducción de de ganado y vida silvestre también es crucial para preservar la vegetación y asegurar que el suelo sea fértil.

Prevenir y evitar la deforestación es crucial para impedir que disminuya la fertilidad del medio ambiente, que conlleva una disminución de los ingresos y a un aumento de la pobreza. La escasez  de recursos hídricos, la delgada capa de tierra cultivable y la baja productividad de la biomasa hacen que la tierra en las zonas áridas sea muy vulnerable a las prácticas de explotación nocivas, como el sobrepastoreo, la deforestación intensiva y los cultivos mal administrados o mal controlado o cultivos irrigados.

Guardar

Guardar

Guardar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *