Evitar que se empañen las gafas

Evitar que se empañen las gafas es un problema aparentemente difícil de solucionar cuando se lleva mascarilla. Existen tipo de formas de contrarrestar que se empañen las gafas y se cree esa niebla frustrante, desde simples trucos hasta ajustes inteligentes.

¿Por qué el uso de mascarillas empañan nuestras gafas?. Es simple, el aliento caliente y húmedo de tu boca es más cálido que el aire exterior, lo que crea condensación en tus gafas. A menudo, si tu mascarilla no te queda bien ajustada, se crean espacios entre la tela y tu cara, permitiendo que el aire caliente se escape.

Evitar que las gafas se empañen es impedir que el aire se escape por la parte superior de la mascarilla. ¿Pero cómo haces eso?

Soluciones simples para evitar que las gafas se empañen

Lava tus gafas con agua y jabón para evitar que se empañen las gafas

Lavar las gafas con agua y jabón es uno de los trucos mas usados, ya que deja una película en los lentes de las gafas que resisten el empañamiento. El jabón en pastilla funciona mejor para dejar la “película” correcta encima, que el jabón liquido.

Con espuma de afeitar

Un concepto similar al del jabón, la crema de afeitar contiene glicerina que agrega una capa protectora a casi todo lo que toca. Este truco se ha utilizado durante mucho tiempo para evitar que los espejos del baño se empañen y funciona igual de bien con los cristales de las gafas. Agrega un poco a cada uno de tus lentes, y cúbrelo todo, luego lávalo con agua y deja secar al aire.

Con champú para bebés

Otro producto de eficaz, es el champú para bebés. Puede usar champú para bebés como lo harías con el jabón; lavar, enjuagar y dejar secar, o puedes dejar una capa uniforme de champú en tus gafas durante la noche para obtener un resultado más efectivo.

Con pasta de dientes

Evitar que se empañen las gafas

Si no dispones de jabón, crema de afeitar o champú para bebés, la pasta de dientes también puede ayudarte. Solo asegúrate de que no contenga bicarbonato de sodio para que no raye tus lentes. Además, enjuaga la pasta de dientes por completo para asegurarte de que no queden residuos de menta que puedan irritar tus ojos.

Con patata cruda

Corta una patata cruda y frótala sobre los cristales de tus gafas, dejará una capa de almidón que resiste la humedad, al igual que la glicerina.

Aerosoles o toallitas antivaho

Y si todo lo demás falla, existen en el mercado aerosoles y toallitas antivaho que también hacen el trabajo. Esta es una de las mejores opciones para cualquier persona que tenga un revestimiento especial en sus gafas. Consulta con tu óptico habitual para que te aconseje el mejor producto

Pero te sigues preguntando cómo evitar que las gafas se empañen cuando llevas las mascarilla puesta y estés buscando una solución permanente, aquí te damos algunas técnicas muy efectivas

Evitar que se empañen las gafas cuando llevas mascarilla

Asegúrate de que la mascarilla te quede bien ajustada

Una mascarilla que este demasiado holgada seguramente dejará salir aire caliente por la parte superior, empañando tus gafas y oscureciendo tu visión. Una mascarilla bien ajustada debe colocarse directamente en la parte superior de la nariz y las mejillas sin que ninguna parte de la tela quede abierta.

Cualquiera que sea la máscarilla que elijas, asegúrate de que se adapte bien a tu rostro. No debe haber mucho espacio entre el borde superior de la mascarilla y el puente de la nariz. Si es demasiado grande y no se ajusta bien, tus gafas estarán habitualmente empañadas.

Si tienes que llevar puesta la mascarilla durante horas, la cinta adhesiva o cinta medica funciona a la perfección. Esto lo aplican particularmente los profesionales de la salud, ya que tienen que mantenerla puesta en todo momento.

Si te quitas y pones mucho la mascarilla, la cinta adhesiva probablemente no te será práctica, pero colocando dos pequeños trozos de cinta adhesiva en las mejillas mantienen la mascarilla más cerca de tu cara.


Dobla un pañuelo de papel y colócalo directamente debajo del borde superior de tu mascarilla. Usa otro trozo pequeño para rellenar los espacios que aún quedan entre la mascarilla y tu cara.

Colócate una tira nasal sobre la nariz y la mascarilla para crear un sello que no deje escapar el aliento..

Respira hacia abajo. Coloca tu labio superior frente al labio inferior y exhala el aire hacia abajo y así evitarás que se empañe las gafas. Es un poco incómodo, te verás como un pato, pero funciona.

Un truco que los buceadores y los nadadores utilizan a menudo para evitar que sus gafas se empañen es cubrirlas con saliva . Pero es mejor evitarlo, escupir en los cristales puede dejar bacterias en tus lentes, que potencialmente podrían entrar en tus ojos.

Si no usas lentillas ahora puede ser un buen momento para explorar esta opción, especialmente porque seguramente seguiremos utilizando las mascarillas durante bastante tiempo. Las lentillas son siempre una buena opción si las encuentras cómodas y convenientes, y así podrás evitar que se empañen tus gafas continuamente.