La Salsa Satay de cacahuete es originaria del sudeste asiático y posee un sabor fuerte. Es muy fácil de hacer e ideal para cuando quieras darle vida a tus brochetas de carne. También se puede disfrutar de esta salsa en cualquier grill, con verduras frescas crujientes o simplemente mojando pan tostado en ella.

Ingredientes

  • taza de cacahuetes tostados sin sal
  • 1/3 taza de agua
  • 1 o 2 dientes de ajo picados finamente
  • 1/2 cucharadita de salsa de soja oscura
  • 2 cucharaditas de aceite de sésamo
  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • 1 o 2 cucharadas de caldo de pescado
  • 1/2 cucharadita de pasta de tamarindo (o 1/2 cucharada del zumo de una de lima)
  • 1/2 cucharadita de cayena (o 1 cucharadita de salsa de chile tailandesa), más o menos al gusto
  • 1/3 taza de leche de coco

Elaboración de la salsa satay de cacahuete

Reúne todos los ingredientes y introdúcelos en una licuadora.

Licua hasta que la salsa esté suave. Si prefieres una salsa de más líquida, agrega un poco más de agua o leche de coco.

Prueba y luego ajusta según sea necesario.

Encontrar el equilibrio en esta salsa es clave. Para ajustar el sabor, mezcle  cada uno de los ingredientes hasta que sean de tu agrado:

Añade más caldo de pescado o salsa de soja si no está lo suficientemente salada.

Hazla más picante añadiéndole mas de cayena.

Si esta demasiado salada, agrégale un chorrito de zumo de limón.

Si lo prefieres con un sabor más dulce, añádele un poco más de azúcar.

Para hacerlo vegetariano, usa salsa de soja en lugar de caldo de pescado.

Esta salsa tiende a espesarse cuando se asienta, agregue un poco de agua o de  leche de coco para diluirlo según sea necesario.

Este salsa satay de cacahuete se conserva bien en el frigorífico durante dos semanas. También puede congelarse hasta seis meses.