Sustitutos naturales para la sal

Los sustitutos naturales para la sal ayudan a suplir la sal para cocinar alimentos sabrosos, saludables, y que no sean aburridos ni insulsos.

Reducir el consumo diario de sal es más fácil si cocinas en casa porque tu eres quien tiene el control de cómo se cocinan y sazonan sus alimentos. Con demasiada frecuencia, lo que se comercializa o se percibe como una comida saludable en los restaurantes está, de hecho, con un exceso de sal.

Si bien, la sal usada con moderación no suele ser malo (es una fuente de minerales que ayuda a nuestro organismo a equilibrarse, a retener agua y mantener el calcio y los minerales en la sangre), pero su consumo excesivo de se ha relacionado con padecer problemas cardiovasculares, renales, inflamatorios, diabetes, hipertensión, etc.

Cualquiera que sea tu razón para querer renunciar a la sal, aún deseas seguir comiendo comidas sabrosas. Toma nota de estos sustitutos naturales para la sal, Son naturales, sabrosos, versátiles y sobre todo económicos.

Sustitutos naturales para la sal para reemplazar la sal en tu cocina diaria

Zumo de limón

El zumo de limón es un buen sustituto de la sal, ya que su sabor es muy similar, lo que le dará un efecto salado a tus platos.

Igualmente, el limón es un gran aliado para nuestra salud, ya que contiene flavonoides que neutralizan los radicales libres, es bajo en calorías, contiene minerales y vitamina C, favorece la digestión, es antibacteriano y estimula el sistema inmunológico.

Especias

Las especias son una excelente alternativa para condimentar recetas y reemplazar la sal. Son potenciadores del sabor que combinan bien con cualquier plato. Existe una gran variedad de especias (Pimienta, curry, comino, cúrcuma, pimentón, rábano picante, etc.), que puedes añadir según tus gustos.

Las especias también son ricas en nutrientes esenciales para nuestra salud, ya que poseen propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antibacterianas.

Hierbas aromáticas

Las hierbas aromáticas tienen el poder de dar sabor y condimentar todos tus platos. De hecho, son ideales para limitar el consumo de sal. Puedes usarlas a tu antojo, ya que no tienen ningún aporte calórico.

La albahaca, el cilantro, la mejorana, el cebollino, la menta, el tomillo, el romero, la salvia, el eneldo, el perejil, el laurel, el estragón y el orégano, son algunas de las hierbas aromáticas que puedes usar como sustitutos de la sal para una dieta baja en sodio.

Aceites aromatizados

En cantidades razonables, los aceites vegetales aromatizados son  unos buenos sustitutos naturales para la sal

una buena alternativa para reemplazar la sal. Perfumados con ajo, hierbas aromáticas, limón o especias, estos aceites darán sabor a todas las recetas. Se pueden utilizar en ensaladas, pastas, pescados, adobos, carnes, etc.

Lo ideal es hacer tu aceite aromatizado casero, para evitar los aditivos de los que se compran en los supermercados.

Jengibre

Sustitutos naturales para la sal El jengibre es utilizado para condimentar muchos platos. La intensidad del sabor del jengibre cambia dependiendo de cuándo se agregue durante la cocción. Alcanza su máximo sabor si se añade al final de la cocción y es menor si se integra a su inicio.

Conocido por sus propiedades antiinflamatorias, digestivas y antioxidantes, el jengibre es otra gran propuesta para comenzar a reemplazar la sal.

Sal de apio

La sal de apio se obtiene de la verdura del mismo nombre, tanto seca, deshidratada o en polvo. El apio es de fácil asimilación por parte de nuestro organismo, es rico en fibra, vitaminas y minerales y ayuda a reducir la hipertensión.

Agua con gas

El agua con gas contiene bicarbonato de sodio, uno de los minerales que forman la sal, ya algunas aguas con gas son muy ricas en bicarbonato de sodio. Al cocinar tus platos aportara un sabor naturalmente salado a tus recetas.

La fuerte mineralización del agua con gas le confiere propiedades digestivas, laxantes, diuréticas y antiácidas.

Si no consumes agua embotellada, siempre puedes agregar bicarbonato de sodio al agua como sustitución, filtra el agua del grifo para eliminar todo rastro de productos químicos y añade el bicarbonato de sodio

Vinagre de sidra de manzana

Como el zumo de limón, el vinagre de sidra de manzana posee un sabor acido que se aproxima al sabor salado del limón.

Este vinagre de sidra de manzana no se usa solo en aderezos para ensaladas, también es un sustituto de la sal para todas las operaciones de hervido. Para cocinar pasta, arroz o verduras, no dudes en sustituir la sal por vinagre de sidra. Te permitirá reducir el consumo de de sal sin restar valor al sabor.

Algas

Las algas ayudan a salar los platos de forma natural. Existen varias variedades (nori, wakame, lechuga de mar, royal kombu, …) , ya que son ricas en sodio biodisponible.

Utiliza algas marinas para reemplazar la sal y condimentar verduras fritas, gratinados, sopas o ensaladas mixtas, tanto con sus hojas o para espolvorear por encima.

Gomasio

Poco conocido, el gomasio o gomashio, es un condimento japonés creado a partir de sal marina y sésamo tostado. Ampliamente utilizado en la cocina japonesa, ayuda a realzar el sabor de las comidas.

La combinación de semillas de sésamo y sal marina está repleta de cualidades nutricionales. Así, el gomasio es rico en vitaminas B y E, ácidos grasos insaturados y aminoácidos esenciales, lípidos y fibras, además de minerales y oligoelementos.

El gomasio no se puede cocinar, es preferible utilizarlo con alimentos crudos o al final de la cocción.

Chocolate

El amargor del chocolate tiene la capacidad de resaltar el sabor de un plato y realzar la consistencia de una salsa. Ya sea para pescado o carne, el chocolate es una maravilla para el deleite de nuestro paladar.

El intenso sabor del chocolate realza muchos platos. Usa cacao en polvo sin azúcar o chocolate negro. Añádelos en el último minuto, porque cocinar por mucho tiempo alterará su sabor y cualidades.

Condimentos

Además de sus beneficios nutricionales, tanto los ajos, las cebollas, las chalotas o las alcaparras, son una excelente opción como sustitutos naturales para la sal para agregar sabor a cualquier plato. Son ricos en vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes, y ayudan a realzar el sabor de innumerables platos.

Semillas

Mezclar semillas en tus platos aporta muchos sabores, sin añadir sal ni grasas. Perfectas para reinventar tus recetas, las semillas están disponibles en una amplia variedad (sésamo, anís, hinojo, comino negro, comino, amapola, lino, apio, cilantro, piñones, calabaza, cáñamo, girasol, chía…)

Sabrosas y crujientes, las puede moler en un mortero o tostarlas para obtener el máximo sabor.

Extractos aromáticos naturales

Unas gotas de aceites esenciales alimentarios bastan para aportar sabor y un toque de originalidad a tus platos.

El extracto natural más conocido es el de vainilla, pero hay una amplia variedad de extractos, como los de (coco, fresa, granada, violeta, papaya, piña, caramelo, chocolate, mango, cereza, melocotón, almendra…), cada uno tan sabroso como el siguiente, que pueden ayudad a reemplazar la sal.

Los extractos naturales no se utilizan puros, sino diluidos en las preparaciones ( 1/2 a 1 cucharadita por 1 L. o 1 Kg,) aproximadamente.