Tarta de peras con avellanas caramelizadas

La tarta de peras con avellanas caramelizadas es una delicia por el sabor que aporta la crema de avellanas y el dulzor de las peras escalfadas.

Tarta de peras con avellanas caramelizadas

Ingredientes para 6 raciones

Para la masa

  • 130 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 huevo
  • 200 gr de harina
  • 90 gr. de azúcar glas
  • 45 gr de avellanas en polvo
  • Un poco de sal

Para la crema de avellanas

  • 50 gr. de mantequilla blanda
  • 50 gr. de azúcar glas
  • 50 gr de avellanas en polvo
  • 1 chorrito de aceite de avellana (opcional)
  • 1 huevo

Para las peras escalfadas

  • 4 o 5 peras tipo conferencia (o 1 lata grande de peras en almíbar)
  • 1 litro de agua
  • 150 gr. de azúcar
  • 1 vaina de vainilla

Para las avellanas caramelizadas

  • Unas cuantas avellanas
  • Un poco de azúcar

Elaboración de la Tarta de peras con avellanas caramelizadas

Empezamos elaborando la masa, mezcla todos los ingredientes excepto la mantequilla y el huevo. Luego añade la mantequilla cortada en trocitos y mézclalo bien con las manos hasta conseguir una textura parecida a la arena.

Luego agrega el huevo y mezcla todo hasta obtener una pasta tersa. A continuación, coloca la masa entre dos hojas de papel pergamino y deja que repose en el frigorífico durante al menos 1 hora.

Mientras reposa la masa, haremos las peras escalfadas.  Existen dos maneras, si has optado por las peras en almíbar de lata no hace falta escalfarlas, de lo contrario, mezcla el azúcar y el agua y pon las peras peladas y sin corazón, con una vaina de vainilla. Calienta hasta que hierva a fuego lento durante unos diez minutos. Las peras deben estar un poco más tiernas pero sin estar desechas. Saca las peras y reserva. Puedes guardar el almíbar para darle otro uso en tus platos.

Para la crema de avellanas

Mezcla la mantequilla, el azúcar glass, las avellanas en polvo junto con el aceite de avellana. Añade el huevo al final, hasta obtener una textura cremosa que se pueda extender fácilmente por el fondo de la tarta. Reserva

Precalienta el horno a 180 grados. Extiende la masa en un molde de unos 22 cm.  Pinchar bien por todas partes para evitar que la masa se hinche. Introduce  la masa durante unos veinte minutos al congelador, esto permite que la masa se congele un poco y evitara que se caiga durante la cocción.

Cocina la masa en el honro durante quince minutos aproximadamente.  Saca la masa del horno y añádele la crema de almendras por encima. Luego colócala las peras confitadas cortadas en cuartos sobre la crema. Vuelve a introducir la tarta en el horno y deja que se haga bajando la temperatura a 170 grados, durante unos 30 minutos o hasta que este cuajada la crema.

Para servir, carameliza las avellanas (basta con derretir un poco de azúcar hasta que se caramelice, y añadir las avellanas removiendo bien), trocéalas y espolvoréalas sobre la tarta. Añade también unas rodajas de pera fresca para decorar, y un poco de vainilla en polvo.