La tarta de queso con moras es un pastel fresco y delicado, que se come frío, un postre que conquistará a todo aquel que lo pruebe, por su sabor especial y único.

Tarta de queso con moras

Ingredientes para 6 raciones

Para la base de la tarta

  • 200 gr. de galletas
  • 90 gr. de mantequilla

Para la crema

  • 170 gr. de yogur griego
  • 200 ml. de nata fresca
  • 250 gr. de moras
  • 150 gr. de azúcar glass
  • 1 cucharadita de esencia e vainilla
  • La piel rallada de 1/2 limón
  • 6 gr. de  cola de pescado (gelatina)

Para decorar

  • 100 gr. de moras
  • Coco rallado

Elaboración de la tarta de queso con moras

En primer lugar vamos a preparar la salsa de moras.  Licuarlas, ponerlas en un cazo con 2 cucharadas de agua, llevar a ebullición, colar y dejar enfriar.

Remoja la cola de pescado (gelatina) en agua fría durante al menos 10 minutos.

Ahora prepara la base.  Pica finamente las galletas, luego mézclalas con la mantequilla derretida (puedes derretirla en el microondas o al baño maría).

Transfiere la mezcla a un molde para tartas forrado con papel  y compacta bien la superficie con una cuchara, luego déjala reposar en el refrigerador.

Ahora vamos hacer la elaboración de la crema. Mezcla el yogur griego, el queso , la vainilla y la piel de limón en un bol y mézclalo todo bien.

Exprime suavemente la cola de pescado y derrite en la salsa de moras, luego agrega la salsa y el azúcar glas al queso crema.

Finalmente, bate la nata fría de la nevera e incorpórala con movimientos lentos y delicados, de abajo hacia arriba, para que no se desmonte.

Saca el molde de la nevera, vierte la nata sobre la base de la galleta y nivela bien la superficie.

Déjalo reposar en el frigorífico durante al menos 3-4 horas.

La tarta de queso de moras está lista. Desmolda suavemente, decora con moras  y espolvorea el coco rallado por encima.