Tortitas de lentejas con salsa tahini

Estas tortitas de lentejas con salsa tahini, es un plato sano, original y delicioso que te sorprenderá por su  textura y sabor.

Tortitas de lentejas con salsa tahini

Ingredientes para 4 raciones

Para las tortitas

  • 200 gr de lentejas rojas
  • 15 ml.de aceite de oliva virgen extra
  • cebolla picada
  • 150 gr. de zanahoria rallada
  • cucharadita de ajo en polvo
  • 60 gr. de copos de avena
  • 15 ml. de zumo de limón
  • 1/2 cucharadita de pimentón
  • 1/2 cucharadita de comino

Para La salsa

  • cucharadas de salsa tahini
  • cucharada de vinagre de sidra
  • diente de ajo machacado
  • 15 ml. de zumo de limón

Elaboración de las Tortitas de lentejas con salsa tahini

Enjuaga bien las lentejas con agua fría y escúrrelas. No necesitarás remojarlas, solo pásalos rápidamente bajo el grifo. Pon las lentejas en una cacerola y agrega tres partes de agua por una parte de lentejas.

Cuando el agua hierva, reduce el fuego y cocínalas a fuego lento durante unos quince minutos. Es importante no salar las lentejas mientras se cocinan, ya que esto ralentizará el proceso y hará que se endurezcan. No dudes en probar las lentejas para comprobar su cocción.

Mientras tanto, calienta un poco de aceite de oliva virgen extra en una sartén. Añade la cebolla picada, y cocina durante 1 minuto, agrega la zanahoria rayada y deja que se cocine hasta que esté tierna, de 5 a 7 minutos aproximadamente.

Coloca las lentejas, junto con la cebolla, la zanahoria y los copos de avena en un bol, añade el ajo en polvo, el zumo de limón, el pimentón junto al comino, Sazona con sal y pimienta, y mezcla todo bien. La textura debe mantenerse unida. Si es necesario añade un poco mas de avena.

Precalienta el horno a 200°C. Forma tortitas con la masa de lentejas y colócalas en una bandeja de horno forrada con papel para horno. Hornéalas durante 20 minutos.

Mientras tanto, en un bol mezcla la salsa tahini, el vinagre de sidra, el ajo machacado y el zumo de limón.

Sirve las tortitas de lentejas con la salsa por encima y unos canónigos rociados con un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Si te sobran tortitas las puedes congelar fácilmente, por lo que solo necesitaras volver a colocarlas una la sartén cuando las quieras volver a comer.